Presentación

ATENEU UNIVERSITARI SANT PACIÀ

El Ateneu Universitari Sant Pacià fue erigido canónicamente el día 1 de octubre de 2015 en la ciudad de Barcelona, con la presencia del Cardenal Giuseppe Versaldi, Prefecto de la Congregación para la Educación Católica. La Santa Sede ha accedido de este modo a la petición efectuada por el Cardenal Lluís Martínez Sistach, Arzobispo de Barcelona, Gran Canciller de las tres facultades eclesiásticas que ya existían en la ciudad: la Facultad de Teologí de Catalunya (1968), la Facultad de Filosofía de Catalunya (1988) y la Facultad Antoni Gaudí de Historia de la Iglesia, Arqueología y Artes Cristianas (2014). Culminaba de este modo un proceso de casi medio siglo que ha llevado a la creación de una potente institución universitaria dedicada exclusivamente a los estudios eclesiásticos y directamente vinculada con la Iglesia de Barcelona y, a través de ella, con el resto de diócesis que tienen su sede en Cataluña.

El Ateneu une, pues, tres facultades orientadas, respectivamente, al estudio de la teología, la filosofía y la humanística cristianas, y queda configurado como una institución universitaria que promueve la docencia y la investigación sobre las áreas centrales del pensamiento cristiano. Por otro lado, el Ateneu Universitari Sant Pacià acoge, mediante la Facultad de Teología, nueve instituciones más, que quedan conectadas estrechamente con el Ateneu: el Instituto de Teología Fundamental, el Instituto Superior de Liturgia de Barcelona, el Centro de Estudios Teológicos de Mallorca y los Institutos Superiores de Ciencias Religiosas de Barcelona, Girnoa, Lleida, Mallorca, Tarragona y Vic. El Ateneu permite, pues, articular una red de doce instituciones eclesiásticas radicadas en Cataluña y en las Islas Baleares, que tiene naturaleza universitaria: tres facultades, ocho instituciones y un centro teológico. Todas ellas han sido erigidas por la Santa Sede, dependen de ella y se rigen por la Constitución Apostólica Sapientia Christiana (1980) y otras instituciones pontificias.

Ha sido voluntad del impulso y Gran Canciller del Ateneu, el Cardenal Lluís Martínez Sistach, que dicha institución se denominara Ateneu Universitari Sant Pacià. El gran obispo de Barcelona, pastor de esta Iglesia en la segunda mitad del siglo IV y uno de los Padres de la Iglesia latina, autor de diversos tratados teológicos, constituye un referente relevante en la historia eclesiástica de Cataluña. Una frase que se encuentra en una de sus cartas ha sido escogida con el lema del Ateneu: "quaecumque lingua a Deo inspirata". No hay lengua que Dios no inspira, ni hay lenguaje que no exprese y conduzca a Aquél que es fuente de belleza y de bien y que sostiene el mundo y cada persona humana. Los lenguajes teológicos, filosóficos y estéticos son caminos para llegar a Aquél que ha dado a la humanidad la capacidad de hablar y comprender, y de encontrarse con la Palabra encarnada, el Cristo Señor.